Avances
Home 20 Columnas 20 Jose Miguel Cobian 20 Cachetones y sinvergüenzas

Cachetones y sinvergüenzas

 

 

Por: José Miguel Cobián

Así, exactamente como el título de esta columneja, es el apelativo que merece la mayoría de los mexicanos cuando suben a un puesto público. Tal parece que cumplir el rol de funcionario público implica convertirse en aquello que tanto se criticaba desde la trinchera de afuera. En todos lados se cuecen habas, y hoy tengo ganas de desahogarme contigo amable lector@.

Comienzo con los secretarios de estado. En los últimos días se me ocurrió verificar de dónde vienen los que están a nivel estatal y federal. Con sorpresa veo que más de uno proviene de la iniciativa privada. Y no sólo el secretario, también muchos subsecretarios y funcionarios menores. ¿Y que te encuentras? Cada uno de ellos hace hoy lo que ayer desde la iniciativa privada criticaba.

Veo secretarios solapando aviadores y lamebotas, los primeros por compromisos y los segundos porque el ego les come el seso y necesitan su cauda de adoradores. Millones de pesos se gastan en nóminas de personas que no hacen nada. Por cierto, se le recuerda a los secretarios del estado de Veracruz, que el gobernador acaba de emitir una orden para reducir nómina de personal improductivo. Miguel Ángel por segunda vez les da un aviso, y uds debieran de escuchar. La ciudadanía se da cuenta que existen muchos aviadores. Y eso se castiga en las urnas. Al mantener a sus adoradores o inútiles, lo único que hacen es perjudicar su proyecto político y el proyecto de aquél al que sirven, porque eso de pensar que sirven a los veracruzanos es una falacia.

Volviendo al tema, se escucha fuerte el comentario de algunos subsecretarios que provienen de la IP y están haciendo exactamente aquello que criticaban. Se toman la foto en todo evento, y participan en todo lo que les conviene, pero no se nota un gramo de trabajo en bien del sector que deben de atender. En Veracruz parece que la línea es aparecer en todos lados, desde el gobernador para abajo, todo mundo se reúne con todo mundo, platica, habla, y estamos inundados de bla, bla, bla, bla. Pero el trabajo efectivo es muy poco. Se entiende que el gobernador tenga que dar la cara por los problemas, pero hay secretarías que no han tenido en los nueve meses una sola reunión de gabinete. No tienen rumbo, no hay planes con el pretexto de que son sólo dos años. Y entonces todo mundo no trabaja, y cada quien hace lo que cree que le conviene para su futuro. Mientras Veracruz les importa un pepino. En la burocracia estatal se practica el mexicano harte de hacerse tonto y cobrar la quincena.

Así vemos funcionarios que utilizan el puesto para obtener (como siempre) beneficios personales y de grupo, sin que sus superiores les llamen la atención, en un afán de fingir a ojos de los ciudadanos que todo es armonía, cuando las patadas bajo la mesa son notorias, y los golpes bajos suenan más que si fueran por arriba del cinturón. Asco da ver que aquéllos que criticaban el beneficiarse con un puesto público ahora se dan cuenta de que sus subordinados lo hacen y por discreción se callan.

En los funcionarios que ya tienen algo de tiempo en la administración pública el problema es grave. Allí no hay mayor criterio que la voluntad de la familia real. El problema es que su ínfimo nivel intelectual no le permite al funcionario menor entender que los intereses de la familia real se basan en el mejor servicio público y la mejor atención a los ciudadanos con el fin de ser bien vistos para los proyectos futuros. O quizá con la maña de no entender, la corrupción y el abuso están a la orden del día, sin que nada ni nadie pueda parar la molestia ciudadana que crece día con día.

Se entiende que no haya vocación para pensar en el beneficio de Veracruz. Se comprende también la pequeñez al nivel de estar en un puesto de medio pelo, y sentirse el amo o la ama del mundo. Lo que no se entiende es la razón por la cual se traiciona hasta la educación recibida en casa. Tal parece que subirse al rol de funcionario público implica traicionar la buena cuna, la educación, la lucha contra la corrupción, la búsqueda de eficiencia, la transparencia y todo con el afán de aparentar lo que no se es. Me explico, el pequeñín que llegó a cierto puesto por el único mérito de tener cierta amistad con alguien importante en Acción Nacional, cree que ser déspota, prepotente, arbitrario, ignorar al ciudadano, no cumplir su función y de ser posible beneficiarse con el puesto, es lo adecuado. Eso no conviene ni a los Yunes, ni a Acción Nacional ni a Veracruz ni a México. Pero ellos juegan su rol como su pequeño cerebro les da a entender.

Hay otros casos, en los cuales se reciben órdenes del superior de hacer lo incorrecto. Y por necesidad o por el ego de disfrutar el puesto, se llevan a cabo dichas órdenes, en lugar de explicar el error en que se incurre. Total, que la administración pública en Veracruz está de cabeza.

Entrando al terreno de los cachetones y sinvergüenzas, el colmo de el arte de ser cachetón lo practican funcionarios menores de sefiplan responsables de contratos y adquisiciones. Quien esto escribe tiene información de muchos inmuebles que rentaba la anterior administración, mismos que siguen ocupados por la actual, pero el gobierno de Miguel Ángel Yunes no paga renta, no renueva contratos y tampoco desocupa, ejemplifican en hechos el abuso de poder. En un par de reuniones se ha comentado que la encargada no recibe a los propietarios, no atiende llamadas, y elude la responsabilidad pare resolver el problema. Tiene la ventaja de ser joven y guapa, pero los arrendadores no tienen tiempo de que aprenda su función. Los problemas se deben resolver, no dejar que se acumulen.

Cuando Miguel Ángel, en aquél entonces candidato firmó un acuerdo con el actual presidente de Concanaco dónde establecía que los adeudos justos se pagarían y habría una administración ejemplar, muchos acreedores pensaron que habría mano firme, pero también justa e íntegra… A la fecha siguen esperando, sin esperanza y comenzando a cambiar su criterio. La realidad desengaña.

www.josecobian.blogspot.mx elbaldondecobian@gmail.com

Sobre Redacción Zonadenoticias

Comentar